martes, 23 de julio de 2013

Desmantelan una red que traía a mujeres de Rumanía y las obligaba a prostituirse

La Guardia Civil detiene en la 'operación Compra' a cuatro personas, tres de ellas de nacionalidad rumana, de entre 23 y 48 años 

23.07.13 - 00:51 - 
Les prometían un trabajo y un futuro, pero las condenaban a vender su cuerpo en clubes, casas particulares e incluso en la calle para saldar la 'factura' de su traslado a España. La Guardia Civil ha desmantelado una red de trata de blancas en la denominada 'operación Compra', que se ha saldado con la detención en Totana de cuatro personas, tres de ellas de nacionalidad rumana, que formaban un grupo organizado que explotaba sexualmente, coaccionaba y amenazaba a compatriotas

Las actuaciones se iniciaron hace varias semanas, cuando la Benemérita tuvo noticia de las supuestas actividades ilícitas relacionadas con la trata de seres humanos y la prostitución que estaba llevando el grupo desde Totana.
Durante la investigación, se pudo comprobar cómo el cabecilla de la organización captaba a las mujeres en Rumanía y las trasladaba hasta la Región, engañándolas con la falsa promesa de trabajar en nuestro país. Una vez aquí, las mujeres eran obligadas a ejercer la prostitución en clubes de alterne, domicilios particulares e incluso en la calle, con el objetivo de pagar la correspondiente deuda por el transporte desde su país de origen. Para ello, el grupo se apoderaba de su documentación (tarjeta de identidad o pasaporte), que les era devuelta una vez saldaban la deuda que habían contraído con la organización.
En todos los lugares donde las mujeres ejercían la prostitución eran vigiladas por otras mujeres que también realizaban el mismo servicio y que, al mismo tiempo, eran miembros del grupo.
Tras ubicar el lugar en el que se llevaban a cabo los delitos, la Guardia Civil efectuó una inspección en la que consiguió liberar a una mujer rumana que estaba en manos de la organización. Los agentes detuvieron a los integrantes del grupo por trata de seres humanos, coacciones y amenazas. Dos de los arrestados tenían antecedentes delictivos.