miércoles, 24 de julio de 2013

La Guardia Civil busca a un pirómano como autor de una oleada de pequeños incendios

LA VERDAD/
«Incendio de matorral». Este mismo aviso se ha repetido hasta en ocho ocasiones en la base de Protección Civil de Fortuna en apenas 16 días, en los que el municipio ha registrado una alerta por fuego cada 48 horas. Una media demasiado elevada, y que a pesar de tratarse de época estival no ha pasado desapercibida para los 25 voluntarios de la agrupación, que ya han puesto el caso en manos de la Guardia Civil y Policía Local, que han abierto una investigación para destapar al presunto pirómano que está actuando en la zona.

Las sospechas de los voluntarios se fraguaron después de que el pasado siete de julio -domingo y San Fermín- en la pedanía de La Matanza, a la altura del canal del Tajo-Segura, hallaran una bengala dentro de uno de los dos contenedores que resultaron calcinados esa jornada. Desde entonces, en Protección Civil reconocen que «día sí, día no, tenemos salida por incendio».
No hablan en vano. Detrás de los contenedores de La Matanza, al día siguiente ardió otro en la calle Licenciado Cascales, en pleno casco urbano, y el pasado sábado prendió el cuarto en el camino de Las Kalendas. Ese día, los voluntarios tuvieron que hacer hasta tres salidas. La primera alerta tuvo lugar a las 14 horas, cuando en la carretera de La Matanza ardían unos 700 metros cuadrados de matorral.
El segundo aviso, en Las Kalendas, llegó a las 22.30 horas, «pero cuando estábamos refrescando la zona nos avisaron de un nuevo incendio en Las Tejeras, en La Jineta, donde ardieron matorrales, limoneros y varios palés».
En este último aviso se advirtió la presencia de dos focos, al igual que en el incendio más reciente, sofocado el lunes en la rambla del Font y donde dos focos calcinaron un par de hectáreas de terreno, llegando a precisar la cobertura de los bomberos del Consorcio de Extinción de Incendios de Abanilla.
Hasta ahora solo habían resultado quemadas otras dos hectáreas de matorral en la Cueva Negra, pero lo cierto es que no ha sido la primera vez que los voluntarios han tenido que pedir refuerzos, ya que el día 16, el fuego se extendió por el paraje de Las Lomas, movilizando a efectivos del consorcio de Abanilla y Molina de Segura. Para prevenir que la cosa pueda ir a más, agentes forestales han solicitado a Protección Civil las fotos de los incendios y están tras la pista del presunto autor o autores de esta oleada de pequeños incendios que ha afectado a ramblas, bancales, cañas, limoneros, caminos y contenedores.