miércoles, 10 de julio de 2013

Los jugadores despedidos por el Murcia amenazan con presentarse en Cobatillas

Los ocho futbolistas a los que Samper ha liquidado sus contratos tras quedar en puestos de descenso no aceptan la decisión y tomarán medidas
EVA FRANCO efranco@laverdad.es.-

En las horas previas al inicio de la pretemporada los ocho jugadores que han sido despedidos por el Real Murcia ultiman la decisión sobre qué postura tomar y las medidas que van a emprender contra el club grana. Ninguno está dispuesto a cruzarse de brazos y a marcharse sin cobrar la temporada 2013/14, en total una cantidad que ronda los 1,4 millones de euros y que es una bolsa de oxígeno para la maltrecha economía del club grana.

José Manuel Catalá está en Murcia desde el pasado lunes. Mehdi Nafti llega hoy desde Francia. Salvo que sus abogados les digan lo contrario o lleguen a acuerdos con el Real Murcia en las próximas horas, se presentarán mañana, a las nueve, en Cobatillas, para realizarse las pruebas médicas.
Jorge prefiere quedarse en Asturias y, tras recibir el burofax en el que el club da por concluida su relación contractual, ha puesto el tema en manos de su abogado. No acepta que la vinculación esté extinguida ni que deba marcharse sin cobrar nada, pero no va viajar a Murcia.
Los más conciliadores
Alberto Cifuentes, un jugador veterano que hizo mucho por sacar al club de Segunda B y que es uno de los más afectados por la decisión, meditaba ayer si presentarse o no. No decidirá su postura hasta última hora de hoy. Tampoco lo tiene muy claro Saúl Berjón, que ayer estaba a la espera de hablar con su abogado para que le diera instrucciones sobre qué hacer en esta situación. Los jugadores que han recibido la llamada del club para anunciarles que posiblemente sean rescatados y se les ofrezca un contrato a la baja tienen posturas más conciliadoras. Como Emilio, que aunque está muy molesto al ver que el Murcia ha resuelto su contrato cuando no lo esperaba, no descarta seguir la próxima temporada vistiendo de grana.
Las próximas horas serán decisivas para que los afectados tomen una decisión definitiva sobre qué postura tomar. Lo que todos tienen claro es que van a denunciar al Real Murcia en los tribunales. El club ha dado por concluida la vinculación contractual acogiéndose a la cláusula que establece que quedan libres si quedan en descenso (como así ha sido, aunque al final el Murcia se haya salvado en los despachos).
En el caso de que la Liga de Fútbol Profesional confirme al club grana entre los integrantes de la competición, lo que sucederá con mucha probabilidad el próximo 2 de agosto, el lío en los tribunales está servido y la validez de la resolución de los contratos se someterá a la interpretación del juez. La cuestión es saber si ha habido o no un descenso deportivo y si influye el hecho de que se conociera antes de terminar la competición que solo perderían la categoría tres clubes por el descenso administrativo del Guadalajara.
Si esta decisión tiene éxito y los tribunales de justicia le dan la razón al Real Murcia, el club habrá conseguido aligerar de una manera muy importante unas cuentas que lo asfixian, con contratos desorbitados como el de Paco Sutil, que supera los 250.000 euros, al igual que el de Nafti.
Con solo seis jugadores en plantilla, José Luis 'Chuti' Molina, que fue el que ficho a siete de los ocho descartados en los dos últimos años y fijó sus sueldos, busca ahora en el mercado a futbolistas que no estén consagrados en Segunda ni tengan experiencia para hacer una plantilla barata, con fichas cercanas a los 70.000 euros y con jugadores de proyección.