viernes, 19 de julio de 2013

Más de la mitad de los residentes del Centro Ocupacional de Espinardo se reagruparán en Fortuna

Más de la mitad de los residentes del Centro Ocupacional de Espinardo se reagruparán en Fortuna CARM

La consejera de Sanidad y Política Social se reúne con la Asociación de Madres y Padres del centro y con los representantes sindicales de los trabajadores

Ambas partes acordaron crear una Comisión de Seguimiento para evaluar la adaptación de los usuarios a los nuevos centros
El Instituto Murciano de Acción Social reubicará en el centro residencial de Fortuna, dependiente del Ayuntamiento de la localidad, a 16 de los 28 residentes del actual Centro Ocupacional de Espinardo, garantizando, por un lado, su reagrupación y, por otro, una atención especializada y específica a sus necesidades, tal y como exige la actual Ley de Dependencia.

Así se lo explicó personalmente la consejera de Sanidad y Política Social, María Ángeles Palacios, a los representantes de los padres en la reunión mantenida hoy con la Asociación de Madres y Padres del centro, en la que puso de manifiesto, "una vez más, que no existe otra prioridad y preocupación para el Gobierno que es el bienestar y mejora atención de los usuarios del centro de Espinardo".
Posteriormente, la titular de la Consejería se reunió con los representantes sindicales de los trabajadores, a quienes les expuso las mismas circunstancias que han motivado el traslado de los internos del Centro Ocupacional de Espinardo, así como los planes de reubicación previstos por el IMAS de común acuerdo con las familias.
En este sentido, explicó que la reubicación se va a realizar en una plaza pública, en instalaciones más modernas y confortables y en un centro más adecuado a las características de cada uno de los usuarios, ya que la segmentación de los usuarios es diversa y los informes técnicos aconsejan para algunos de estos otro tipo de servicio o centros especializados.
De ahí que de los 28 residentes, 16 se reagrupen en la residencia de Fortuna, a 10 se les haya ofrecido una vivienda tutelada, mientras que el resto deberían estar, por sus características y edad, en una residencia de personas mayores y en un centro especializado.
Comisión de seguimiento
La Consejería y la AMPA acordaron crear una Comisión de seguimiento, que se reunirá a finales de septiembre, con el objetivo de evaluar la adaptación de los usuarios a los nuevos centros.
En el encuentro se puso de manifiesto, nuevamente, los informes técnicos que aconsejaban el traslado de los usuarios de este centro a otros más modernos y preparados para la prestación de los servicios que requiere cada uno de los residentes.
En este sentido, cabe recordar que el centro, muy aislado en el complejo social de Espinardo, que fue transferido por el IMSERSO a la Comunidad Autónoma, tiene importantes deficiencias estructurales.
Es un centro de la década de los 60-70, que en la actualidad se ha quedado obsoleto y no cumple condiciones adecuadas para el tipo de servicio que oferta ya que no se ajusta a lo recogido en la legislación vigente.