domingo, 21 de julio de 2013

MURCIA/ La ciudad se suma a la limitación de velocidad a 30 kilómetros/hora

En septiembre estará señalizada la primera fase con 8,6 kilómetros de calles en Alfonso X, San Bartolomé, San Lorenzo, Santa Eulalia, San Juan, Saavedra Fajardo y Ronda de Garay 


Ya está decidido y presupuestado. Murcia se suma a la moda de otras ciudades españolas como Oviedo, Sevilla y Zaragoza para implementar las llamadas zonas de pacificación del tráfico, con limitación máxima a 30 kilómetros/hora para mejorar la seguridad vial, disminuir la contaminación y promover la plena integración de la bicicleta como medio habitual de desplazamiento en la ciudad, además de compatibilizar el uso de este medio de transporte y el tráfico rodado.

Después de algunas experiencias piloto de ciclocalles en la avenida de los Pinos, el entorno de la Vega, Plaza Circular y parte de la avenida Primo de Rivera, el 'Plan Murcia 30' pretende extenderse a toda la ciudad en los dos años que quedan de legislatura. Para ello, desde la Concejalía de Medio Ambiente, se ha dividido la ciudad en 8 zonas que contarán con calles con limitaciones de velocidad a 30 kilómetros/hora, y tendrán señalización vertical y horizontal que alertarán de la presencia de ciclistas. En una primera fase, que se desarrollará en lo que queda de año, sumará 95,5 kilómetros de calles y en 2014 está previsto ejecutar una segunda fase con otros 95 kilómetros.
Las 8 zonas de calmado de tráfico son: El Carmen, Infante, San Antón, Catedral y su entorno, Este (Vistabella, La Paz, La Fama y Santa Eulalia), Santa María de Gracia y San Basilio, El Ranero y Espinardo.
A Junta de Gobierno
La primera actuación o fase 1 comprenderá 8,6 kilómetros de calles en el entorno de la Catedral. El proyecto irá a Junta de Gobierno este mes de julio y cuenta con un presupuesto de 50.000 euros. Esta zona incluye las calles de Alfonso X, San Bartolomé, San Lorenzo, Santa Eulalia, San Juan, calle Correos, Saavedra Fajardo, Centrofama, Rector Loustau y Ronda de Garay. En realidad, la fase 1 se corresponde con la zona 4 en el plan inicial, pero se va a comenzar por ésta, ya que en el entorno de la Catedral hay ya muchas calles que son peatonales o casi peatonales, y será más fácil implementar las zonas 30.
Coincidiendo con la Semana de la Movilidad, que se celebrará en septiembre, la Concejalía de Medio Ambiente pretende tener ya colocada la señalización vertical -discos redondos con limitación de 30 km/hora y la señal de ciclocalles- así como la señalización horizontal, pintada en el suelo, cada 25 metros.
También está decidida cuál será la segunda fase -que en el proyecto inicial se corresponde con la zona 3-, concretamente, la que afecta a la zona de San Antón, comprendida el área delimitada por Ronda Norte, la calle Huerto Pomares -junto a la autovía-, la calle Pintor Sobejano y la plaza de Castilla. Se trata de una zona mucho más amplia y cuyo presupuesto para señalización horizontal y vertical será también más importante, prácticamente el doble, alcanzando los 100.000 euros. La 'pacificación' del tráfico afectará a los barrios de San Miguel, San Nicolás, San Pedro, San Antón, Santa Catalina, San Andrés y Santa Catalina.
En las ocho del 'Plan Murcia 30' se han incluido las calles que ya están señalizadas a 30 km/hora, así como otras que por su tipología (ancho, elevado número de intersecciones, cruces peatonales, etc) pueden ser susceptibles de limitación. Una vez implantada la reducción de velocidad, se estudiará la posible incorporación de medidas adicionales para el calmado de tráfico, como el adoquinado de ciertas calles, resaltos en la vía o estrechamiento de calzadas.
Desde la Concejalía de Tráfico indican que el Plan Murcia 30 es una iniciativa municipal que completa el Plan Director de la Bicicleta en el Municipio de Murcia y nace como un proyecto abierto, vivo y susceptible de incorporar mejoras. Su propuesta debe contemplarse de forma conjunta con otras actuaciones relacionadas con la movilidad, tales como la creación de una red de aparcamientos -tanto abiertos como cerrados- y la estrategia de promoción del uso de la bicicleta como medio habitual de desplazamiento urbano.
Por este motivo, la Concejalía de Medio Ambiente, además del sistema actual de alquiler de bicicletas a corto y a largo plazo a través de más de una veintena de talleres colaboradores, tiene previsto instalar un sistema de bancadas públicas de bicicletas, para que los usuarios que así lo deseen puedan alquilar la bici en la calle, desplazarse durante unos kilómetros o unas horas y dejarla en otra zona de bancadas, sin tener que devolverla al punto de origen. Las bancadas estarán ubicadas en sitios estratégicos y próximos a paradas de autobuses y del tranvía, para compaginar los distintos sistemas públicos de transporte.